La tablilla de Venus de Ammisaduqa

Tablilla de Ammisaduqa
Tablilla de Ammisaduqa

En esta tablilla (17cm de largo, 9 cm de ancho y 2 cm de fondo) encontramos un texto del siglo VII. A.C. Es una copia de un texto babilónico de unos mil años anterior. En él se recogen las observaciones astronómicas realizadas durante el reinado de Ammisaduqa, rey de la I Dinastía amorita de Babilonia (cuarto sucesor de Hammurabi), sobre la aparición y desaparición del Planeta Venus.

El descubrimiento

La tablilla pertenecía a la Biblioteca de Asurbanipal en Nínive (actual Mosul, Irak) y fue encontrada por la expedición británica dirigida por A.H. Layard.

Henry Creswicke Rawlinson y George Smith la publicaron por primera vez en 1870 bajo el nombre de “tablilla 63, La Tablilla sobre los movimientos del planeta Venus y sus influencias” incluida en la publicación Inscripciones Cuneiformes del Próximo Oriente (Volumen III).

En la actualidad se encuentra en la sala 55 (Mesopotamia) del Museo Británico (Londres).

¿Por qué es tan importante la tablilla de Ammisaduqa?

Gracias a esta tablilla se ha podido fijar la cronología absoluta de la dinastía de Ammisaduqa y por extensión, la de toda Mesopotamia y sus contemporáneos. Pero, debido a la ambigüedad que presenta el texto, los investigadores no se han puesto de acuerdo en la datación y presentan varias propuestas de fechas: 

  1. 1702 a.C. para una cronología alta.
  2. 1646 a.C. para una cronología media, con esta cronología dataríamos el reinado de  Hammurabi de 1792 a 1750 a.C.
  3. 1582 a.C. para una cronología baja.

La datación cronológica

En 1912 Franz Xaver Kugler identificó el denominado “año del trono dorado”, que es el nombre del año utilizado por los habitantes de Babilonia como sistema de datación, con el octavo año de reinado de Ammisaduqa.

 Esta datación exacta en el tiempo absoluto se pudo obtener gracias a las observaciones de los movimientos del planeta Venus descritas en la tablilla, unidas al conocimiento de la duración de los reinados, y a la información que nos aportan las Listas Reales.

¿Cómo medían el tiempo en la antigüedad?

La ocultación del planeta Venus se produce casi 1460 años en el mismo punto. Otra manera de medirlo es con el denominado “Ciclo Sothico”. Un año corresponde al “Ciclo Sothico”, que es la trayectoria del punto por el que la estrella Sothis o Sirio (estrella de la constelación Can Mayor), se oculta o aparece y que en Egipto coincidía con el inicio de la crecida del Nilo o comienzo de un nuevo ciclo “sothico”: el 19 de julio, día en que comenzaba el año egipcio. Estas crecidas del Nilo, según los astrónomos, correspondían, casi exactamente, al año solar[1].

Otra forma de medir el tiempo es el orto helíaco. Es una estrella que aparece y desaparece siempre de la misma forma y en el mismo momento. Hace su primera aparición por el horizonte este después de su período de invisibilidad de aproximadamente 6 meses.

Bibliografía 

[1] Pág 10 (Historia del Mundo Antiguo, Próximo Oriente y Egipto – Ana María Vázquez Hoys)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s