Vanguardias Rusas IV: El Arte de la Vida Cotidiana

Para finalizar con este repaso a las Vanguardias Rusas, daremos un paseo por los diseños de los objetos más cotidianos desde bandejas y porcelanas a telas y pañuelos. Son las artes decorativas que también se rindieron a la vanguardia.

Instituto de Artes Decorativas

En la Exposition Internationale des Arts Décoratifs et Industriels que se celebró en Paris en 1925 se mostraron obras que procedían del Instituto de Artes Decorativas de Leningrado, en total fueron ciento seis objetos los expuestos y el Instituto fue galardonado con dos diplomas de honor, uno en decoración y otro en enseñanza, también obtuvo una medalla de oro por arte de la calle.

La idea de combinar arte y trabajo es uno de los rasgos característicos de la vida artística en tiempos de la revolución, y este Instituto, creado por la Sección de Artes Plásticas (IZO) del Comisariado Popular de Instrucción, fue una demostración convincente de ello.

El arte ya no explicaba el mundo sino que se involucraba, literalmente, en la lucha por transformarlo. Los cambios en la estructura política de la sociedad condujeron a la aparición de un nuevo consumidor social.

En 1918 se creó el Comisariado Popular de Instrucción para contribuir activamente en la creación de una nueva cultura. Se siguieron tres principios fundamentales:

  1. La instrucción artística debía basarse en valores genuinos enraizados en el legado artístico y cultural del pasado y en el arte del pueblo.
  2. El desarrollo del “arte como ideología” hace posible la emancipación y el crecimiento espiritual del pueblo.
  3. El desarrollo del “arte como producción” modela la humanidad con la ayuda de un entorno de objetos mejorados.

Estos tres principios parten así mismo en la primera y básica directriz de la política artística soviética: El arte para el pueblo. La Declaración de la Asociación de Artistas de la Revolución de 1928 decía:

La decoración artística de la vida cotidiana (la arquitectura, el club, el descanso, las fiestas de masas) y también la elaboración artística de artículos de consumo masivo (poligrafías, textiles, cerámica, talla de madera, labra de metales, etc.) son tareas actuales y urgentes que corresponde a los artistas de la revolución proletaria.

Por tanto, era una “obligación” del artista el dedicar su talento y sus esfuerzos en decorar los elementos de la vida cotidiana.

En 1919, Lunacharski expresó:

Es necesario dar mayor importancia a la industria que al arte puro (…). No es un arte de segunda categoría (…). El arte industrial ha de estar más cercano a la vida humana que el arte puro.

La producción soviética de esos años fue muy cuantiosa, desde elaboración de vajillas artístico-propagandístico, mobiliario destinado a los lugares de trabajo, enseres para el labor de los campesinos, diseñar calzado y ropa de trabajo, hacer los juguetes y los manuales para los niños; hasta darle una orientación comunista a la decoración de los centros educativos, los museos, los teatros y las asociaciones.

El Instituto pasó por varias fases:

  1. Creación
  2. Falta de financiación
  3. Gloria: participación en la Exposición Internacional de Venecia (1924)  y en la Exposición Internacional de Paris (1925)
  4. Expansión: marcado por el influjo de las nuevas corrientes de vanguardia.
  5. Clausura: En 1926 se cerró.

Desde su fundación el instituto fue dirigido por Iosif Shkólnik, Levki Zheverzheiev y Natán Altman. En 1925 Malévich se convirtió en su director, y entre sus colaboradores destacaban Borís y Ksenia Ender, Nikolái Suetin, Iliá Chashnik y Konstantin Rozhdéstvenski.

La misión oficial del Instituto era organizar una investigación científica y creativa relacionada con la historia, la teoría y la práctica de las artes decorativas, así como apoyar el desarrollo del arte industrial en la URSS.

El Instituto de Artes Decorativas de Leningrado es solo un eslabón en la cadena de instituciones y organismos que en aquel entonces se dedicaban al arte industrial y de propaganda. No obstante es un magnifico ejemplo que hace patente esa nueva aproximación global (teórica, ideológica y de trabajo creativo en laboratorio) a los objetos artísticos y al entorno cotidiano. En el seno de este Instituto surgieron muchas iniciativas y se desarrollaron después cárteles para el cine, anuncios, propaganda visual, etc. Sin embargo el gran hito de mixtura del lenguaje nuevo artístico y del nuevo espíritu no volvió a darse nunca más a lo largo de la historia.

Telas

En el desarrollo de las ya mencionadas “artes menores” destacan una serie de tejidos que son autenticas obras de arte.

Se utilizan las formas geométricas básicas a las que les ponen un punto de color.

La tela parece un lienzo, no es difícil encontrar la influencia constructivista y suprematista.

La influencia oriental también esta presente durantes estos años y quedan plasmados en la tela.

Pero como no podía ser de otra manera encontramos también las alusiones a los campesinos o al Partido. Entonces la tela pasa a convertirse en un objeto propagandístico más.

Las actividades cotidianas de la vida en el campo son el tema sobre el que gira esta composición. Cada escena viene rodeada por los frutos que en el campo se recogen.

En este caso Burylin utiliza como elemento ornamental la espiga y la hoz y el martillo, símbolos del Partido Comunista.

Oskar Griun siguió este mismo camino, pero utilizó para su tela la figura del pionero (niños mayores de 10 años simpatizantes del Partido).

Bandejas

Las bandejas en estos años son utilizadas como medio de difusión de los diferentes hechos que acontecían y que eran de interés para la sociedad rusa. Son unas armas propagandísticas muy buenas y efectivas, su destino eran los hogares donde debían permanecer durante décadas.

Las manifestaciones fueron un recurso temático muy utilizado. Aunque en general todos los temas relacionados con el nuevo orden social eran motivo pictórico.

Lemas como este que encendiesen la chispa, al puro estilo del cártel, eran utilizados para levantar a la sociedad. Esta bandeja de Sofia Shulman apuntilla el eslogan revolucionario PROLETARIOS DEL MUNDO UNIROS.

El Partido Comunista, como ya lo viéramos en las telas, era inspirador también de estas bandejas. Los pioneros, el primer eslabón del Partido, son utilizados por Liubov Miléieva como tema central de su bandeja.

Fábrica Estatal de Porcelana de Petrogrado

La nueva temática, con sus activas consignas, eslóganes y llamamientos destinados a carteles y pancartas pronto inundaron la porcelana de una manera natural e inesperada para todos. Se reformó la actividad de la antigua Fábrica Imperial de Porcelana que a partir de 1918 se convirtió en la Fábrica Estatal de Porcelana de Petrogrado. En vez de la decoración monocroma surgió una brillante policromía; en vez de la minuciosidad concienzuda apareció la expresión libre de la creatividad individual. Se optó por dar continuidad a las tradiciones del arte popular.

Porcelanas

Son numerosos los objetos de porcelana que se dan en estos años. Desde unas simples tazas hasta los tinteros más elaborados.

La influencia suprematista de este juego de café es claro. Esa misma línea la seguiría utilizando el artista (Nikolái Suetin) para realizar un tintero.

Iliá Chashnik también seguiría los principios suprematistas para llevar a cabo una colección de diferentes platos.

Estos son solamente unos pocos ejemplos de todo aquello que se realizó en la Unión Soviética durante esos productivos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s