El Condotierro de Antonio de Zayas

A continuación vamos a analizar el poema El Condotierro de Antonio de Zayas, includo en la obra Retratos Antiguos, inspirado en el cuadro del mismo nombre de Antonello de Messina.

Arden los ojos de la faz lampiña

tostada por el sol del Condottiero

era insaciable instinto carnicero

que no igualan las aves rapiña.

Tesón denuncia en la sangrienta riña

de su labio carmín frunce fiero,

y en su nombre no más, infausto agüero

en el vasto confín de la campiña.

Pecho de gladiador, cuello de atleta,

licenciosas costumbres de asesino,

y dúctil corazón de artista grande,

nada la da pavor, nada le inquieta,

y entre los dados y el amor y el vino

saca el puñal e impávido lo blande.

ANTONIO DE ZAYAS

Datos biográficos

(1871-1945) Antonio de Zayas y Beaumont, duque de Almanfi, nace en Madrid el 3 de septiembre de 1871 fruto del matrimonio de Emilio de Zayas-Fernández de Córdoba y Trujillo y María Consuelo de Beaumont y Sa del Rey. Antonio de Zayas pertenecía a una familia de la alta sociedad cuyas raíces provenían de Granada, hecho que provocaría sus estancias veraniegas en esa provincia. Andalucía inspiraría algunos de sus poemas recogidos en su libro Paisajes (1903):

Ondulados campos rayados de olivos,

al pie de romeros do liban abejas,

cortijos risueños, macetas de vivos

claveles que aroman balcones y rejas. (…)

Llanuras doradas, abundantes eras,

sol incandescente, cielo de zafir,

pitas que adormecen sobre las riberas

las canciones moras del Guadalquivir (…)

Preludio_Paisajes (1903)

De Madrid, y por motivos que se desconocen, se traslado a Galicia donde cursaría sus estudios de Bachillerato entre 1880 y 1885. En 1890 comienza sus estudios universitarios entre Madrid y Granada y es en esta  última provincia donde concluyó su Licenciatura en Derecho en 1894. Ya por aquel entonces había iniciado una amistad con los hermanos Machado con quienes compartía inquietudes artísticas. El teatro, una afición que los tres profesaban, les unió al actor Ricardo Calvo y juntos formarían un compacto grupo.

Los cuatro se reunían de manera habitual en casa de Ricardo Calvo, pero poco a poco empezaron a asistir a las primeras tertulias de jóvenes aspirantes a escritores que se celebraban en casa de Victoria Minelli. Poco a poco sus horizontes se ampliaron y fueron asiduos al café Fornos donde se juntaban con  bohemios y escritores principiantes que pretendían una renovación de la literatura y tenían el entusiasmo de cambiar el mundo.

Los hermanos Machado y Zayas comenzaron a asistir al domicilio de Eduardo Benot donde se celebraban interesantes tertulias.

Al mismo tiempo que Antonio de Zayas se mueve por las tertulias literarias inicia su carrera diplomática.  En 1892 realiza el examen de francés e italiano para ingresar en el Cuerpo de Aspirante a Agregados del Ministerio del Estado donde ingresaría ese mismo año.  En 1896 aprueba las oposiciones para Agregado Diplomático.

Su primer destino como diplomático es la sede del Ministerio con lo cual continua con sus actividades en Madrid. Sin embargo al poco tiempo es destinado a Estambul donde permanecerá un año y medio. A raíz de ese viaje escribía su libro en prosa A las Orillas del Bósforo (1912), donde narra sus vivencias en Estambul.

En junio de 1898 Zayas es enviado a Paris pero debido a un accidente no puede ocupar su cargo y es trasladado a Madrid, donde continuará frecuentando la compañía de los Machado. En Madrid acudirá a las tertulias celebradas en casa de Francisco Villaespesa y visitará a Juan Ramón Jiménez. En esa época publica Joyeles Bizantinos y Retratos Antiguos ambos de 1902.

Zayas también retoma su amistad con Juan Valera, en casa de este se celebraran tertulias informales que animan a Valera en los últimos años de su vida. Con motivo de su muerte Antonio de Zayas realizaría un discurso homenaje que sería más tarde publicado con el título: Elogio a Don Juan Valera. Años después le dedicaría un conjunto de seis sonetos: A la memoria de D. Juan Valera (1924).

En 1901 Antonio de Zayas contrae matrimonio en la Parroquia de la concepción de Madrid con Rosa María de Lemaur y Santa Cruz, hija  de una familia de origen francés perteneciente a la alta sociedad.  El matrimonio jamás tuvo descendencia.

En esos años Antonio de Zayas participa activamente en las iniciativas culturales vinculadas con el modernismo como por ejemplo sus colaboraciones en distintas revistas literarias.

A finales de 1902 abandona Madrid rumbo a su nuevo destino: Estocolmo. Allí ejercerá el cargo de Secretario de Segunda Clase. Al año siguiente de llegar publica Paisajes y en esta misma ciudad escribirá Noches Blancas (1905). En la capital sueca permanecerá hasta julio de 1904 (habiendo pasado algún tiempo en la Haya). Entonces es trasladado a San Petersburgo. Harto de las noches blancas que lo rodean intenta lograr por todos los medios un traslado, incluso recurre a su amigo Juan Valera para que este haga valer su influencia. Buen trabajo hizo Valera que en marzo de 1905 es enviado a Berna donde permanecerá hasta febrero de 1906, a partir de esa fecha será destinado de nuevo al Ministerio de Estado en Madrid. En Madrid permanecerá hasta 1914. Durante su estancia en   el Ministerio de Estado consigue dos ascensos en su carrera: en 1909 es Secretario de Primera Clase y en 1913 Ministro Residente.

El grupo de escritores que antes se reunían en tertulias poco a poco se ha ido desintegrando, cada uno ha iniciado sus carreras individuales, y la actividad común es menor. Aún así Antonio de Zayas participando en la vida cultural. En 1906 publica Leyenda donde exalta el pasado histórico de España. En esa misma línea en 1907 se publica Ensayos de crítica histórica y literaria donde recopila una serie de artículos y conferencias.

En esos años Antonio de  Zayas se convierte en uno de los primeros traductores de José María de Heredia publicando Los trofeos. Romancero y Los Conquistadores de oro. Antonio de Zayas llegaría a considerar a J. María Heredia como español.

En 1910 se publica Reliquias. Paralelamente a la publicación de este libro Antonio de Zayas participa, junto a otros autores como Manuel Machado, en la fundación de la Academia de la Poesía Española. En 1912 publica Epinicios y habría de esperar más de una década para ver una nueva obra suya.

En junio de 1914 es enviado de nuevo a Estocolmo. Allí iniciará una serie de viajes por Europa donde recibe diversas condecoraciones. También en ese año tendrá lugar el acto de cubrirse como Grande de España ante Alfonso XIII. Permanecerá en Estocolmo hasta 1918 que es ascendido a Ministro Plenipotenciario en México, donde apenas permanecerá un año y medio ya que, en 1920 es destinado a Bucarest y en 1924 a Viena. En ese periodo y debido a varios problemas familiares solicita varias licencias. En 1924, también, publica Plus Ultra y en 1926 Epinicios. Segunda Serie.

Ya en 1926 es nombrado embajador de España en Argentina hasta 1927 que tras un incidente que trascendió a la opinión publica Antonio de Zayas se “jubila”. A partir de esta fecha se supone que vivió en Madrid. Con el estallido de la Guerra Civil se refugia en la Legación Real de Rumania hasta que finaliza la contienda. Cuando esta termina pide su reingreso en el cuerpo diplomático, después de una revisión de su expediente es aceptado aunque no se tiene constancia de ningún destino. Durante esos años seguirá manteniendo su amistad con Manuel Machado.

En 1942 publica su último libro Ante el Altar y en la Lid una obra dividida en dos: en el altar se recogen una serie de plegarias para que gane la guerra el bando nacionalista; la segunda parte, en la lid, son una serie de cantos a la victoria.

Después de la publicación de su último libro, y sin saber la fecha exacta, es ingresado en el Sanatorio de San Francisco de Asís, en Málaga, donde al parecer pasaría sus últimos días ya que el 23 de abril de 1945 fallece aquejado de arteriosclerosis.

Sus restos mortales hoy descansan en Granada en el Panteón familiar del cementerio de San José.

Antonio de Zayas y Beaumont, duque de Almanfi, ha sido descrito por numerosos autores con los siguientes adjetivos: distinguido, aristocrático, noble, prestigioso, y ceremonioso. Quiero hacer ver con esto que Antonio de Zayas era una persona de perteneciente a la alta nobleza y siempre se comportó como tal.

Trayectoria literaria

AÑO DE PUBLICACIÓN TÍTULO DE LA OBRA
1892 Poesías
1902 Joyeles Bizantinos
1902 Retratos Antiguos
1903 Paisajes
1905 Noches Blancas
1906 Leyenda
1907 Ensayos de crítica histórica y literaria (P)
1910 Reliquias
1912 Epinicios
1912 A orillas del Bósforo (P)
1924 Plus Ultra
1926 Epinicios. Segunda Serie
1942 Ante el altar y la lid

(P): Prosa

Corrientes que influyen en Antonio de Zayas

Para criticar los excesos post-románticos surge en 1866 el parnasianismo, denominación extraída del texto Parnasse Contemporaine. El objetivo principal del parnasianismo es el rigor y la perfección formal. El Yo no tiene que dejarse llevar por las emociones: predican la impasibilidad del Yo. El parnasianismo se caracteriza con el clasicismo cultivando el soneto.

Antonio de Zayas es considerado por J. Ramón Jiménez como el primer introductor de los libros parnasianos en España.

En 1876 nace el simbolismo que busca aunar todas las artes, fusionarlas. Este movimiento se caracteriza por las correspondencias de Baudelaire, pero los simbolistas van más allá diciendo que todo lo que existe es un símbolo de una realidad oculta. Se interesan por lo que hoy llamamos espiritismo.

Entre los años 1880 y 1914 se desarrolla el modernismo. Ya se comienza a ver el cienticismo y el avance tecnológico. Frente a ese mundo de las máquinas los artistas plantean otro tipo de valores, al margen de lo ya establecido. Rechazan las normas del catolicismo romano y sienten una atracción por lo oculto, por ciertas creencias, entre ellas el pitagorismo cuya base es la numerología y la metempsicosis.

El erotismo es otro de los rasgos característicos del modernismo. Se enfrentan a los críticos cargados de moral, conservadores que ponen el grito en el cielo con la fusión del lenguaje litúrgico y el lenguaje erótico.

Los símbolos y mitos son otro de los elementos recurrentes en este movimiento. Encontramos también un cierto escapismo, motivado sobre todo por su descontento del mundo que les lleva a buscar esos lugares cargados de exotismo.

Obra poética

POESIAS (1892)

Publicado en 1892 es costeado por Emilio de Zayas, padre del autor, a quien dedica el volumen. Consiste en un conjunto de composiciones que se enmarcan en un post romanticismo tardío. En esta obra ya aparece un rasgo que será común a toda su obra la influencia de los autores del siglo de Oro. El libro se adelanta dos años al que publicara su íntimo amigo Manuel Machado: Tristes y alegres.

A partir de este momento podemos dividir la trayectoria de Antonio de Zayas en dos etapas:

  1. Etapa de madurez (1902-1910)
  2. Etapa de senitud  (1910-1942)

JOYELES BIZANTINOS (1902)

Respira aires parnasianos. Contará con una muy favorable acogida de la critica. La idea del autor es llevar a cabo una especie de libro de viajes en forma de álbum.

La forma predominante son los sonetos alejandrinos. Sus composiciones describen personajes, escenas, monumentos y costumbres orientales.  Encontramos referencias de índole mitológico, histórico o literario.

Ante los ojos del lector se presenta una completa galería de plásticas escenas llenas de cromatismo, de matices y sensualidad, recreadas con un léxico que apela a los sentidos y, de manera muy especial , al de la vista.  Quiere evocar un ambiente, un mundo.

El escenario de los poemas es Estambul.

Se produce una eliminación casi total del yo poético.

RETRATOS ANTIGUOS (1902)

Se publica en octubre de 1902. Está inspirado en la exposición de Retratos celebrada en Madrid en 1902 con motivo de la mayoría de edad de Alfonso XIII. Esta compuesto por ciento cinco sonetos que tienen como denominador común la evocación de la pintura.

Esta obra se dedica a mimetizar las características de determinados cuadros intentando transcribir mediante el lenguaje las líneas, los colores y el mundo pictórico de cada uno de los artistas elegidos.

Tanto Joyeles Bizantinos como Retratos Antiguos fueron muy bien recibidos por la crítica que les enmarco dentro del incipiente modernismo.

PAISAJES (1903)

Publicado en diciembre de 1903. Deja de lado el parnasianismo para adentrarse en el simbolismo. Se aprecia una evocación de lugares íntimamente unidos a su infancia y juventud, la descripción de parques y jardines y la insinuación de los estados del alma. Retrata rasgos intimistas del paisaje.

El libro se estructura en once secciones: Andalucía, El tren, Canciones tunecinas, Castilla, Galicia, Jardines, Ocasos, Vigilias, De iglesia, Goya y Caprichos.

En esta obra encontramos referencias al tiempo pasado, al tiempo que se ha ido escapando de los dedos como el humo y que ya no volverá.

NOCHES BLANCAS (1905)

Publicado en enero de 1905 su titulo nos evoca los largos días de noches sin oscuridad que se dan en los estíos polares propios de países nórdicos.

Se divide en tres partes, la primera de las cuales contiene propiamente el poemario, porque las otras reproducen traducciones que Antonio de Zayas realizo a dos poetas escandinavos.

Encontramos un rasgo que ya no le abandonaría: el arraigado sentimiento católico el cual exalta en este libro.

Ahora Zayas muestra un rechazo al movimiento modernista y no se siente parte de él. Cultiva valores patrióticos y religiosos que el autor enlazaba en sus obras.

LEYENDA (1906)

Se publica en marzo de 1906. Se trata de una exaltación castellana que evoca figuras históricas de un pasado glorioso. Pero, además se dedica a hacer literatura sobre literatura, poniendo de relieve aspectos pasados (Edad Media // Siglo de Oro). Incorpora a su obra los denominados “primitivos”.

RELIQUIAS (1910)

Recoge un conjunto de sonetos de inspiración mayoritariamente parnasiana. En su “prólogo” resume las convicciones que  van a caracterizar a partir de ese momento su ideología.

EPINICIOS (1912)

Son una recopilación de diversos poemas de circunstancias y dedicatorias. Son cantos triunfales que se agruparan según la naturaleza del triunfo.

PLUS ULTRA (1924)

Vuelve a reunir poemas de circunstancias que se aglutinan en la segunda parte del libro. La primera parte esta recoge una serie de composiciones que escribió durante su etapa en México cuyos motivos son históricos, literarios o religiosos.  En general se canta al periodo dorado de España , que coincidió con el reinado de Carlos I, cuyo lema era: Plus Ultra.

EPINICIOS. SEGUNDA SERIE (1926)

Retoma el título utilizado años atrás (Epinicios) para reunir composiciones poéticas de similares características.

ANTE EL ALTAR Y LA LID (1942)

Es su última obra. El prólogo recoge una declaración de autor. Está compuesta por dos partes: en el altar y la lid. La primera parte son unas composiciones en las que declara su deseo de victoria de el bando franquista; la segunda parte, es un elogío a la victoria.

Obra en prosa

ENSAYOS DE CRÍTICA HISTÓRICA Y LITERARIA (1907)

Antonio de Zayas se aleja del la corriente modernista e incluso la rechaza con este motivo se incluye en este libro El Modernismo que refleja una dura critica al citado movimiento. El autor se enzarza en la defensa de las esencias patrias y considera que el Modernismo copia modelos extranjeros desvirtuando así los modelos castellanos. El Modernismo es: degeneración, decadencia, egotismo, galicismo, extravagancias poéticas y, por encima de todas las cosas no patrio.

A ORILLAS DEL BÓSFORO (1912)

Es un relato pormenorizado de su primer viaje a Estambul. Se trata de un libro que consta de más de cuatrocientas páginas que describen paisajes, costumbres, personajes y sucesos históricos de la antigua Constantinopla.

El libro comienza en París, cuando Zayas sube al famoso Oriente Express que habría de llevarle a su destino.

ANTONELLO DE MESSINA

Contexto histórico: El Renacimiento italiano

El Renacimiento italiano comprende los años que van desde 1380 hasta 1560.  El Renacimiento supone una renovación, una plenitud formal inspirada en la antigüedad. Ya en el siglo XIII Giotto  comienza con esa renovación. Pero no es hasta el siglo XV cuando se retorna a esa evocación de lo antiguo, unida a la observación viva de la naturaleza y a un dominio de la ciencia de la perspectiva que consigue hacer real en las dos dimensiones el objeto pintado. La perspectiva que utilizan es lineal; luego llegará la perspectiva aérea.

Las técnicas empleas son el fresco y el óleo. Los venecianos introducen el lienzo.

Los temas son tanto religiosos como profanos. Se cultivan temas mitológicos, alegóricos e históricos. Y comienza a tomar una gran relevancia el retrato, estos retratos se aprovechan para reflejar la situación social del personaje y su propia personalidad.

El cuerpo humano se convierte en una de las grandes preocupaciones de la plástica renacentista. Se analiza desde todos los puntos de vista posibles.

El Renacimiento italiano comprende dos grandes etapas:

  • El Quattrocento: El dibujo es más intenso, más nítido, más firme. La luz es conceptual (no podemos adivinar la procedencia del foco) y se ilumina todo el espacio por igual.

Los principales pintores de esta etapa son:

  • Primera mitad siglo XV: Fray Angelico, Masaccio, Paolo, Ucello, Andrea de Castagno, Pierro della Francesca y Filippo Lippi.
  • Segunda mitad siglo XV:
    • Escuela florentina: Venoso Gozzoli, Ghirlandaio, Botticelli  , Verrocchio y Pollaiolo.
    • Escuela umbra: Perugino, Pinturichio y Signorelli.
    • Escuela de Padua: Andrea Mantenga.
    • Escuela de Ferrara: Cosme Tura.
    • Escuela de Venecia: los Bellini y Antonello de Messina.
  • El Cinquecentto: el dibujo empieza a perder parte de su vigor a favor del color. La luz ya no es general y se empieza a focalizar. Se ilumina selectivamente.

Los principales autores de esta etapa son:

  • Leonardo Da Vinci, Rafael y Miguel Ángel..

Escuela Veneciana

Venecia estaba mejor gobernada que el resto de las ciudades italianas. Su comercio con Oriente la había enriquecido, haciéndola prosperar, además desconocía la guerra civil.  La vida social estaba muy desarrollada. Todo eso se refleja en la pintura veneciana, alegre, luminosa, llena de vida, representando gustosamente las magníficas procesiones y las reuniones sagradas o profanas.  Las condiciones de luz de Venecia diversas a cualquier hora, prestan un carácter singular a su pintura donde el paisaje tiene un papel importantísimo.

La familia Bellini son los representantes más importantes de esta escuela. Y precisamente un Bellini, Giovanni Bellini, sería maestro de Antonello de Messina.

El Retrato fue una de las glorias de la ciudad de Venecia.

El retrato en el Renacimiento

El hombre que consolidaba un papel protagonista en la historia de su familia, de su ciudad, de su país, dejaba su esfinge en la pintura o escultura para pasar a la posteridad con la apariencia física que en realidad tuvo.

El retrato es una forma de conjugar la muerte con una imagen que se pretende que refleje las virtudes y los logros alcanzados en vida, para así ser recordado.

En el retrato se tendió a concentrar en muy pocos elementos los símbolos que debían definir al retratado.

La posibilidad de reconocer en estos retratos cualidades personales, o reflexiones más o menos universales sobre lo que es el género humano hará bascular en el Renacimiento el tipo de retrato. Unos nos presentaran al personaje como un individuo perfectamente caracterizado por su actitud y los objetos que le rodean o tiene en sus manos, otros buscarán trasmitir una vida interior que, a veces, lleva a un ensimismamiento que dificulta cualquier tipo de interpretación por parte del espectador.

Los pintores no fueron ajenos a ese afán de gloria individual que expresaban los retratos, y así, no sólo unos retrataron a otros, sino que el autorretrato fue una de las prácticas profesionales a la que fueron adictos los que se consideraron a sí mismos artistas geniales. Siempre son auto retratos cargados de introspección psicológica, a veces con toques trágicos.

El pintor y su obra

(1430- 1479) Es uno de los pintores más interesantes e innovadores de Quattrocento. Nace en Sicilia, concretamente en la localidad de Messina, en 1430.

No se sabe con certeza que pasos siguió Antonello de Messina pero se supone que pasó algún tiempo en los Países Bajos de donde recibió la influencia flamenca tan característica en este autor. Supo establecer el equilibrio entre el naturalismo flamenco y el intelectualismo italiano.

Dio a la pintura italiana una nueva dimensión del espacio. Al sentido de brillantez y profundidad de colorido flamenco, unió el sentido plástico de la belleza italiana.

Antonello de Messina se formó en un ambiente, el del reino de las Dos Sicilias, en el que convergían los influjos del último Gótico hispánico, en particular el de los artistas valencianos, con los provenzales, los borgoñeses y los flamencos.

Antonello se formó con Colantonio y esa influencia se puede apreciar en sus primeras obras como Virgen con el niño o Salvator Mundi, esta última obra tal vez fuese el preludio del viaje que Antonello emprendería hacia los principales centros del Renacimiento (Roma, Florencia, Arezzo, Milán, etc.). De ese periodo se conservan el políptico de San Gregorio y la Anunciación.

En 1475 Antonello se trasladó a Venecia, donde resolvió quedarse. Allí se dejo sentir en los ambientes artísticos más avanzados de la ciudad. Antonello en esa ciudad llegaría a la cima de su arte, alcanzando una plenitud plástica insuperable.

La expresión del sentimiento humano, que nunca estuvo ausente en el arte de Antonello de Messina (Autorretrato, Miguel Vianello, Condotiero, Retrato de Trivulzio) le convierte en uno de los artistas más afamados de este género, domina la obra de mayor empeño que el pintor realizara en Venecia, el retablo de San Casiano.

En sus últimos años, Antonello de Messina, regresa a su pueblo natal, Messina, donde esencializó más aún las formas, parece buscar una perfección que sólo halla en lo simple, sea en la composición (Crucifixiones), sea en las formas, que alcanzan grados de extrema pureza en la tabla de La Anunciación.

Muere en Messina en 1479.

COMENTARIO DEL POEMA

Antonello De Messina_El Condottiero

Arden los ojos de la faz lampiña

tostada por el sol del Condottiero

era insaciable instinto carnicero

que no igualan las aves rapiña.

Tesón denuncia en la sangrienta riña

de su labio carmín frunce fiero,

y en su nombre no más, infausto agüero

en el vasto confín de la campiña.

Pecho de gladiador, cuello de atleta,

10 licenciosas costumbres de asesino,

y dúctil corazón de artista grande,

nada la da pavor, nada le inquieta,

y entre los dados y el amor y el vino

saca el puñal e impávido lo blande.

Este poema forma parte de la obra Retratos Antiguos de Antonio de Zayas y fue publicado en el año 1902.

La composición describe el cuadro El Condottiero de Antonello de Messina que actualmente se encuentra expuesto en el museo del Louvre de París.

El cuadro lleno de claros-oscuros, observamos  a un hombre, del cual se desconoce la identidad, con semblante serio.

La estructura del poema es de soneto y su rima es consonante rimando: ABBA; ABBA; CDE; CDE. Es una rima abrazada. El poema esta en voz activa.

En el poema observamos un acróstico en el orden de los elementos gráficos: primero habla de los ojos (“Arden los ojos de la faz lampiña”), a continuación  de los labios (“de su labio carmín frunce fiero”) y finalmente nos habla de su pecho y cuello (“Pecho de gladiador, cuello de atleta).

En el poema encontramos una prosopografía (“Pecho de gladiador, cuello de atleta”), una etopeya (“licenciosas costumbres de asesino, // y dúctil corazón de artista grande”), y una pragmatografía (“saca el puñal e impávido lo blande”).

Encontramos una ligera aliteración, en toda la composición, de la letra s:

de su labio carmín frunce fiero,

y en su nombre no más, infausto agüero

en el vasto confín de la campiña.

En el poema observamos una retórica, se repite una y otra vez la idea de violencia, los rasgos negativos del personaje retratado (carnicero, rapiña, sangrienta  infausto, asesino, etc.)

En el verso 11 encontramos un quiasmo: “y dúctil corazón de artista grande

ADJ.   SUST.       SUST.   ADJ.

El verso 12 se produce una geminación, repitiendo la palabra “nada” : “nada la da pavor, nada le inquieta”.

No nos pasa desapercibida la enálage en el verso 12: “nada la da pavor, nada le inquieta” se sustituye el articulo le por el artículo la.

También encontramos un polisíndeton , en el verso 13,  “y entre los dados y el amor y el vino”.

El poema nos presenta a un hombre, del cual no se menciona su nombre, pero si nos da bastante cualidades negativas del mismo. Nos presenta al personaje como un ser cruel y peleón, un hombre fornido con “instinto de carnicero”.

Ante todas estas características negativas nos encontramos en el verso 11 con lo siguiente: “y dúctil corazón de artista grande”, esto lo podemos entender de dos maneras:

  1. Como un guiño al autor del cuadro. El poeta comenta que gracias al gran corazón del artista no ha plasmado aún más todos los rasgos negativos del retratado.
  2. El personaje en el fondo es una buena persona.

El retratado es un hombre vicioso (“y entre los dados y el amor y el vino”), se dedica al juego, a las mujeres y a la bebida.

Encontramos un final sorpresivo, aunque a lo largo de la composición nos hemos ido topando con aspectos negativos del personaje, no nos podíamos imaginar que al final se cometiese un crimen (“saca el puñal e impávido lo blande”). El final es una final trágico.

BIBLIOGRAFÍA

  • Aguirre, J.M Antología poética. Antonio de Zayas. 1980.
  • Correa, Amelina: Obra poética. Antonio de Zayas. Fundación José Manuel Lara. Editorial Vandalia (colección Senior). Enero 2005.
  • Litvak, Lily: Estudios sobre literatura y pintura 1849-1936. Ámsterdam 1998.
  • Luján Atienza, Ángel L.: Cómo se comenta un poema. Editorial: Síntesis. 2000.
  • Mayoral, J. Antonio: Figuras Retóricas. Editorial: Síntesis.
  • Pineda, Victoria La invención de la écfrasis (artículo)
  • Ruhstaller, Stefan: Crisol de estudios filológicos. Universidad de Huelva 1995.
  • Historia Universal del Arte. Tomo 6. Dirigida por J. José Junquera. Coordinada por J. Luis Morales y Marín. 1996. Editorial: Espasa.
  • Summa Artis – Historia General del Arte. Tomo XIV. José Pijoan. Editorial: EspasaCalpe. 1973.
  • Historia Universal del Arte. Volumen V. Capítulo II: El quattrocento italiano / la pintura flamenca. Joan Sureda. Editorial: Planeta. 1988.
  • Historia del Arte Espasa. Editorial: Espasa. 2004
  • Historia del Arte Salvat. Coordinada por Eduard Cruells. Editorial: Salvat. 2000.
  • Historia del Arte. J. Mª de Azcarate Ristori, Alfonso Emilio Pérez Sánchez y J. Antonio Ramírez Domínguez. Editorial: Anaya. Madrid 1979.
  • Historia del Arte. Raquel Gallego García. Editorial: Editex. Madrid 1998.

Otro material bibliográfico

  • Italia. Guía Visual Peugeot. El País Aguilar. 2001.
  • Venecia. Guía Verde. Michelín. 2000.
  • Revista Descubrir el Arte. Número: 9. Artículo “El retrato en el Renacimiento” por Alicia Cámara. 1999.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s